Carta para sanar la relación con mamá

Con motivo de los festejos del Día de las Madres en algunos países hoy, les quiero compartir un ejercicio para trabajar la energía de mamá. Durante los primeros meses de nuestra vida en el vientre de mamá conocimos la prosperidad de la naturaleza y su perfección. Cuando tomamos conscientemente esa relación y la sanamos, reanudamos el fluir de la prosperidad en nuestra vida. La prosperidad necesita ser aceptado como es, reconocido, querido y respetado, pues simboliza la vida. La vida es prosperidad en todas sus expresiones.

La madre es nuestro primer y más importante vínculo con la vida misma, provee la nutrición en nuestro desarrollo en su vientre esos 9 meses, aproximadamente, y nos enseñó a tomar las provisiones para la vida. Representa las herramientas que tendremos para enfrentar la vida. Recibimos de ella la energía vital y conforme haya sido esa energía nos sentiremos aquí y ahora. Una persona que está siempre enojada, en el fondo desde el inconsciente, posiblemente es con la madre y usamos expresiones como: “está enojado con la vida o está en guerra con la vida” y la madre representa la vida. Algunas emociones no saludables y enfermedades son el reflejo por no estar en balance con esa energía, es estar discordantes con la energía de vida por la falta de la madre, es decir, no estar nutrido emocionalmente.

 Por otro lado, también de la madre, viene la relación que mantenemos con nuestro cuerpo físico, con el mundo, con la comida y con otras relaciones. La madre al alimentarnos no solo lo hizo para nuestro crecimiento, sino también, para nuestro futuro nutrimento para enfrentar la vida misma. Si en nuestra infancia no nos sentimos prósperos emocionalmente con nuestra madre, será igual en nuestra vida adulta con el mundo.

 Algo importante a considerar, si nuestra madre no fue próspera sino por el contrario, carente de nutrimento emocional hacia nosotros, seguramente es, porque ella también tuvo esa carencia de su madre. No podía entregar lo que a ella también le fue negado. “Damos lo que tenemos”. Por consiguiente, si yo no fui cuidado de una manera apropiada por mi madre donde las necesidades afectivas y emocionales fueran cubiertas, difícilmente yo podré darle eso a mis hijos.

 Cuando no tomamos la energía vital representada de la madre, guardamos memorias de dolor, de carencia, de desbalance en las relaciones, de abandono y desamor. Hoy es un buen día para sanar esa energía para nuestro propio bienestar y de nuestros hijos (si es que los tenemos o vamos a tener). Es dejar de quedarse viendo al pasado, esperando esa energía y nosotros mismos, conscientemente, crear una cadena de nutrición, sanando y recuperando la fortaleza y el amor a la vida, liberando reproches, culpas, críticas a nuestra madre. 

Hoy te comparto una carta para sanar la energía femenina de nuestra madre. Recomendaciones: escríbela a mano, en un lugar tranquilo donde no te vayan a interrumpir. Puedes poner música que te dé paz y tranquilidad. Prender una vela o incienso, o poner algo con un aroma que te agrade y ahora si, ¡a escribir se ha dicho!

“Yo ___________________ (tu nombre completo) te escribo a ti: ___________________ (nombre de tu madre) para sanar nuestra relación.

A partir de hoy no te juzgaré, ni criticaré, ni recriminaré tus acciones. En su momento hiciste lo que tenías que hacer y hoy comprendo que nadie te enseñó a ser mamá. Hoy tomo las riendas de mi vida y me responsabilizo por ella.

Te doy gracias por darme la vida, por llevarme en tu vientre, por darme ese espacio por 9 meses, por darme la bienvenida a este mundo y en especial, por dejarme ser tu hija.

Hoy puedo darme cuenta que tú eres la mamá que tenías que ser, para que yo trabajara y sanara a ese niño(a) herido que he tenido en mí por tantos años. Hoy entiendo que ya es el momento de hacerme cargo de el y te libero a ti de esa carga que te he impuesto de curar y rescatarla.

 Perdóname por no saber ver que tú también tienes tus miedos y tus propias heridas emocionales y por creer que solo se trataba de ti, cuando también se trataba de mí. Discúlpame por la parte de la historia que a mí me corresponde y no responsabilizarme de ello.

 Te pido perdón si me quise ir de tu vida, si me fui, si te lastimé, por no querer saber de ti, por olvidarte, por no estar para ti pero sobretodo por no honrarte, ni amarte lo suficiente.

 Te agradezco por las experiencias, los recuerdos, las risas, las lágrimas, las caricias y también por lo que no hubo, todo eso es parte de lo que soy hoy. Con ello y sin ello me han formado y forjado para repetir o para corregir en mi propia vida.

 Hoy es el momento perfecto para soltar, para decir, para escribir, para llorar, para gritar, para callar, para recordar y para olvidar, porque hoy sé que es el momento de amarte, porque en ese amor está implícito el amor que me debo a mí, al respetarte me respeto a mí y al comprometerme contigo lo hago conmigo.

Hoy decido vivir la vida que merezco, que requiero y que deseo, porque hoy es el día perfecto, ni ayer ni mañana solo HOY.

 Hoy decido conscientemente sanar contigo para poder vivir mi propia vida en amor y armonía. Hoy suelto el dolor y abro mi corazón para recibir amor y me declaro libre para crecer, evolucionar y reconciliarme conmigo mismo y contigo. Sé que el amor habita en mí por lo que ahora sé que yo soy suficiente y dejo de buscar aprobación externamente y reconocimiento. A partir de hoy dejo de buscar agradar a todo mundo, a ser lo que “debo ser”, en ponerme al último y no voy a permitir abusos y sufrir por los demás.

 Cada día trabajo internamente para aceptarte en mi corazón con tus virtudes y defectos, sin expectativas, sin esperar que cambies, ni que te des cuenta, ni que lo reconozcas, pues esa es la verdadera libertad en mí.

 Hoy me hago cargo de esa niña(o) interno para cuidar y amar. Para darle protección, cariño, armonía, paz, tranquilidad, ganas de vivir.

Gracias mamá por haberme dado la vida y te perdono. Hoy comprendo que nadie te enseñó a amar, nadie te enseñó a ser mamá. Te entrego tu forma de ser, actuar, hablar y pensar. Tuviste tus razones para hacer lo que hiciste y por eso no te juzgo, pues así te enseñaron y así aprendiste. Te perdono mamá, te perdono. Hoy te entrego lo que es tuyo y que no me corresponde, para quedarme solo con lo que es mío, y puedes quedarte con tus propias cargas porque sé que tú puedes con todas las situaciones que has elegido en tu vida.

 Decido estar en paz contigo, porque así estaré en paz conmigo, yo soy paz en ti y en mí. Yo decido honrar tu vida tal y como fue, porque así honro la mía tal y como es. Hago una reverencia a tu esencia, porque igual lo hago con la mía. Te respeto tal y como eres, gracias por darme la vida y libero el seguir con la culpa, el desamor, el reproche.

 Elijo la felicidad, el amor propio, y disfrutar la vida al máximo, y te pido permiso para cambiar lo que considere necesario para cambiar el rumbo y tomar mis propias decisiones para nuestro más alto bien. Me amo con todo mi corazón y disfruto inmensamente vivir. “

 Al terminar de escribir la carta ahora la leerás en voz alta y si se puede frente a la foto de tu mamá, quizás una donde estés tu de niña con ella. Al terminar de leerla la quemarás con la flama de vela que pusiste e imagina mientras la vez quemarse que esa flama transmuta, transformando todas las emociones negativas y como surge dentro de ti amor propio, respeto, fortaleza y una inmensa paz de soltar todo aquello. Una vez que sean cenizas vas a llevarla y esparcirlas o enterrarlas junto a un árbol en representación de tu árbol genealógico y mientras lo haces te repites en tu mente “entierro o esparzo todo este dolor para que sea sanado y liberado”

Deseo que este ejercicio te haya gustado y cuéntame como te sentiste después de hacerlo. Un abrazo.

Mtra. Ivonne Dodero

 

¿Cuáles son los beneficios de la Psicoterapia en línea?

La terapia emocional y psicológica en línea o a distancia se ha popularizado en la última década de una manera considerable, ya que a muchos pacientes les resulta de utilidad este tipo de servicio.  ¿Qué ventajas puede aportar la terapia psicológica online? A continuación indico algunas de ellas:

1. Facilidad

La terapia en línea es fácil y cómoda, ya que no es necesario acudir al centro o consultorio del psicólogo y el paciente puede recibir su sesión terapéutica en la comodidad del hogar, o de la oficina, desde su computadora o celular o tableta sin necesidad de desplazarse. Además puede ser útil para las personas con problemas de movilidad o que vivan en otra ciudad.

2. En sintonía con la globalización

Hoy en día, el servicio de terapia online pueda utilizarse incluso a largas distancias, gracias a la conectividad y a la comunicación inmediata para relacionarnos con otras personas que se encuentran en distintas partes del mundo. Además es accesible para personas que no tienen cerca servicios de psicología por cualquier circunstancia.

3. Flexibilidad de horario

Esta es una gran ventaja que se puede permite elegir horarios más adecuados sin que interfieran en las actividades como el trabajo o los estudios, ayudando a que el paciente pueda ajustar la terapia a su agenda y su ritmo y estilo de vida.

4. Confianza

La terapia a distancia favorece una sensación de control y de familiaridad sobre la relación terapéutica entre psicólogos y paciente, consiguiendo una mayor adherencia a la sesión. Cuando se realiza desde el propio hogar y desde un lugar en el que se sienta seguro puede eliminar factores externos que pueden interrumpir y afectar en la efectividad de la comunicación terapéutica.

5. Ahorro en tiempo y dinero

Esta forma de terapia es más económica que la terapia tradicional. Además, el paciente también evita los gastos derivados de desplazamientos, haciendo que la terapia online sea accesible a todos los bolsillos.

6. Intimidad

Este tipo de sesión también puede ser beneficioso para que el paciente se sienta más cómodo y se comunique de forma más abierta.

7. Anonimato

Puede que para algunos pacientes les resulte difícil acudir a un centro o consultorio psicológico para recibir tratamiento porque no les gusta que la gente piense que tiene problemas, debido al estigma social asociado con la terapia, así que, por medio de la terapia online, por llevarse a cabo desde el propio hogar, facilita que los pacientes mantengan el anonimato.

Por tanto, la terapia online facilita que el cliente se sienta menos estigmatizado al no ser visto por otros en la sala de espera, por el personal administrativo o cualquier otra persona que pasa por delante de la clínica cuando éste entra a sesión. Realizar la terapia desde el propio hogar hace que la situación sea menos amenazante y los pacientes se sientan menos juzgados, criticados, lo que puede ser beneficioso para tratar problemas delicados.

8. Seguimiento continuo

Es también práctico poder continuar con su tratamiento en los casos que se viaja, o se cambia de residencia. De esta forma el paciente puede seguir teniendo contacto con su psicoterapeuta, lo que facilita que puedan seguir teniendo avances en los resultados.

En otros casos, la terapia a distancia es muy útil, por ejemplo:

  • En una atención primaria se puede facilitar el abordaje temprano en casos que necesitarían asistencia psicoterapéutica y que no pudieran acudir a los servicios de salud mental de otra manera.

  • Para el tratamiento para personas con problemas no clínicos, que se beneficiarían de un apoyo psicoterapéutico.

  • Para soporte en grupos puede ser la vía para formar grupos de apoyo para personas con patologías extremadamente poco frecuentes, y que serían imposibles sesionar en persona.

  • También para pacientes con dificultades para acudir a la consulta presencial con un profesional de su localidad, con problemas de tipo agorafóbicos, fobia social, etc.

Mtra. Ivonne Dodero

Mitos y Realidades de la Terapia psico-emocional

La terapia o psicoterapia aún estando en pleno siglo XXI sigue etiquetada y no se valora el trabajo que se realiza en el espacio terapéutico, mi intensión es hablar del tema y poder dar respuesta a algunas de las dudas más comunes, con la intención de que poco a poco más personas puedan verse beneficiadas de los ventajas que se pueden obtener con un buen proceso terapéutico. Mitos y realidades: 1. Sólo los qué están locos van a terapia. Es la más común y es por esto que no se acercan a trabajar temas que tiene la mayoría de la gente regular, como problemas de la vida cotidiana (como problemas emocionales, rupturas y duelo). 2. Sólo las parejas que están a punto de la ruptura van a terapia.  Algunas parejas consideran que está bien hacer chequeos regulares para corroborar que todo vaya bien y prevenir situaciones futuras. No es necesario estar al punto de la separación para acudir a sesión. 3. Una vez que empiezas a ir a terapia, lo harás para toda la vida. Este mito es, muchas de las veces, por tener una relación de una terapia psicoanalítica, la cual si puede durar años, sin embargo, hay otros modelos terapéuticos, como la breve, que se habla de 13 a 15 sesiones y se trabaja por objetivos. El paciente determina cuánto tiempo va a terapia, no el terapeuta. Algunos se quedan por años debido a los beneficios que trae a su vida. 4. La terapia de pareja sólo empeorará la relación. La relación ya está como está, pero ir a terapia saca a flote algunas cosas que no se hablan. Siempre será decisión de la pareja mantenerse unida o separarse. 5. En terapia de pareja, los terapeutas se ponen del lado del que actúa como la víctima. No, falso. Los terapeutas ven las dos caras de la moneda. No sería ético. 6. “Yo debería manejar mis propios problemas”. Cuando te sientes mal físicamente, ¿esperas a que tu enfermedad se vaya por sí sola?. Lo mismo pasa con la salud mental, también hay que atenderla antes de que sea demasiado tarde, por el contrario, en la terapia te puede dar muchas herramientas para que, objetivamente, puedas en un futuro enfrentarte a momentos difíciles y sacar lo mejor de ti. 7. “¿Para que ir a terapia si puedo tomar medicamentos?”. Aunque hay situaciones en las que lo mejor hay que combinar los tratamientos, ¿en verdad quieres depender de sustancias para sentirte bien?. No todos los problemas emocionales y psicológicos requieren de medicación. 8. La terapia te hará sentir culpa y vergüenza. Jamás, en terapia nunca etiqueto,, juzgo o critico, todos somos diferentes y tenemos momentos en donde la elección que hicimos fue la mejor en su momento, ¿quién es para criticar? Los terapeutas no son intensos y controladores como los pintan los medios, te ayudarán a empoderarte para tomar tus decisiones. 9. La terapia es como tener a un mejor amigo rentado, ¿por qué pagar?. Los amigos están muy cerca de la situación, lo que puede bloquear su juicio y no ser objetivos. Aparte, es más fácil decirle a alguien tus más profundas emociones cuando hay un contrato de confidencialidad de por medio. Aparte la psicología es una profesión, no una relación, se estudia para eso, y además después se hace una especialidad para poder dar terapia, son horas y horas de estudio y de horas de práctica y supervisión con  especialistas, ¿realmente  crees que un amigo puede ayudarte? 10. Escarbar en el pasado no me ayudará. Puede ser difícil recordar algunas cosas, pero tendrás mejor entendimiento de éstas y las verás desde otra perspectiva, podrás ver para que te sirve en el presente eso que hayas vivido y como usarlo para tener un futuro como tu deseas construirlo.